Guilermo Mingorance

Guillermo R. Mingorance

Madrid, 1948

Pintor y escritor, nació en el madrileño barrio de Argüelles. Con apenas una década comienza a recibir clases de dibujo. Según transcurren sus primeros años demuestra una segunda afición tan intensa como la de dibujar y pintar: escribe asiduamente sus primeras poesías y narraciones breves, e inicia una serie de análisis sucintos sobre la obra de pintores por los que siente predilección. Entre 1960 y 1973 R. Mingorance realiza estudios en distintos campos (Maestría Industrial‐Diseño Industrial, Ciencias Físicas, cursos Monográficos de Bellas Artes y de Literatura). En 1969 se incorpora al Grupo de Delicias (Madrid), dirigido por el pintor y profesor Antonio Zarco. Su primera novela es seleccionada en el Premio Sésamo de Madrid en 1968. Durante su estancia en África en 1970‐1971 realiza cerca de ochenta obras en distintas técnicas, dentro de la llamada «nueva figuración», que desembocarán en el expresionismo figurativo y gestual de su quehacer posterior. Entre 1974 y 1990 dirige las galerías de arte Galnova, Helio’s, Liria y Aboleng y colabora en distintos programas culturales de radio. Dirige la sección de arte de la revista «Biolecta», escribe más de 50 análisis monográficos sobre la obra de artistas plásticos, Cuadernos Monográficos, lo que le condujo a fundar, en 1992, la revista cultural «Artesfera» y, a finales de 1993, «Espiral de las Artes». Desde 1963 ha obtenido más de 40 premios y reconocimientos nacionales e internacionales, ha realizado más de 50 exposiciones individuales y supera las 100 muestras en grupos y colectivas en países, de los cuales destacamos: Canadá, Corea, España, Estados Unidos, Francia, Holanda, India, Inglaterra, Italia, Japón, Marruecos, México, Mónaco y Puerto Rico. Es un pintor narrativo de realidades y de intuiciones. Su última etapa está compuesta por argumentos que contienen conceptos astronómicos y secuencias de posibles episodios cósmicos, sin apartarse de los asuntos cotidianos y sociales que ha creado a lo largo de su dilatada carrera.

 

Cuadro de guillermo Mingorance